Pugs en adopción: ¿cómo adoptar un carlino?

Sin duda, el pug es la raza favorita de nuestros lectores. Por ello, hemos decidido explicarte cómo adoptar un pug carlino de forma sencilla y fiable. Antes de continuar, te recomendamos que leas nuestro post sobre el pug, donde descubrirás si se adapta a tu estilo de vida y aprenderás todo lo necesario sobre la raza. Continúa leyendo y descubre cómo adoptar un pug carlino.

Artículo interesante: Tipos de pug carlino

¿Dónde encontrar un pug en adopción?

Si buscas un pug en adopción, has llegado al lugar indicado. En PerrosRazaPequeña te daremos todas las indicaciones necesarias para que puedas hacerte con un ejemplar. Antes de continuar, has de saber que los cachorros de pug en adopción no abundan, ya que se trata de una raza muy demandada entre los amantes de los perros. Por ello, lo más habitual es que su adopción tenga un coste.

Adoptar un pug a través de asociaciones sin ánimo de lucro

La mejor opción a la hora de adoptar un pug es recurrir a una casa de adopción. Se trata de organizaciones sin ánimo de lucro que acogen carlinos cuya vida corre peligro para darles una segunda oportunidad.

Si te interesa esta opción, puedes ponerte en contacto con ellos para adoptar o ser casa de acogida. Ser casa de acogida supone adoptar a un pug de manera temporal hasta que esté lo suficientemente sano como para que alguien lo adopte de manera definitiva. Sin duda, se trata de una opción excelente gracias a la cual salvarás la vida de un animal.

La adopción de pugs suele tener un coste muy pequeño destinado a cubrir cuestiones básicas como la esterilización y diversos tratamientos.

Si te interesa recurrir a la adopción para salvar la vida de un pug, te recomendamos las siguientes asociaciones sin ánimo de lucro. Antes de continuar, te recordamos que PerrosRazaPequeña no tiene ninguna relación con ellas y nuestra selección se basa en diversas opiniones recogidas de algunos de sus usuarios:

  • Soscarlinos.com. Se trata de una organización sin ánimo de lucro que comenzó su altruista andadura tras rescatar a 5 pugs que se encontraban enjaulados.
  • Kiwokoadopta.org. Consiste en una iniciativa sin ánimo de lucro respaldada por Kiwoko y Barkibu.
  • Bambu-difunde.net. Bambú-difunde es una plataforma que sirve de índice de varias protectoras, por lo que podrás encontrar información de diversas asociaciones en una sola web.

En PerrosRazaPequeña te recomendamos siempre recurrir a la adopción antes que a la compra, ya que estarás salvando la vida de un animal.

Adoptar un pug en un criadero profesional

Una de las opciones más fiables para adoptar un pug es la de recurrir a un criador profesional. Habitualmente, estos profesionales caninos crían carlinos de manera responsable y saludable, respetando los tiempos en los que el cachorro de pug debe permanecer con su madre.

¿Cómo identificar un buen criadero de pugs?

Identificar a un buen criador profesional de pug es sencillo. Los criadores responsables no suelen tener más de 3 razas simultáneamente. De lo contrario, podríamos estar hablando de una «granja para perros» donde probablemente los animales sean explotados para fomentar la cría.

Por otro lado, un criador profesional se preocupará de que la familia sea apta para la adopción del carlino y no tendrá ningún problema en enseñar sus instalaciones. Además, la hembra no deberá haber parido más de 2 veces ese año ni más de 3 a lo largo de su vida. De esta forma, tendrás la certeza de que los ejemplares de pug que allí se encuentran llevan una vida digna dentro de las instalaciones.

Por último, asegúrate de que el cachorro de pug en adopción haya pasado al menos los dos primeros meses con su madre, ya que se trata de un periodo que marcará el resto de la vida del animal; tanto su salud como su carácter.

Durante el contrato de compra, asegúrate de que se te facilita el número de LOE, que acredita que el ejemplar que estás adquiriendo se trata de un pug de pura raza.

Adoptar un pug a través de un particular

Una de las opciones más habituales y menos recomendables para adoptar un pug bebé es la de recurrir a un vendedor particular. Estas figuras abundan en Internet y es habitual que utilicen estratagemas para engañar a los posibles adoptantes, por lo que te recomendamos recurrir solo a gente cercana y de confianza.

Los estafadores recurren a diferentes artimañas para engañar a los tutores que desean darle un hogar a un pug. Para atraer a los incautos, es muy habitual que den demasiadas facilidades al adoptante. Normalmente, los estafadores venden pugs a precios muy reducidos, ya que no se trata de ejemplares de pura raza y, muy probablemente, tampoco tendrán la edad que dicen tener. Este negocio provoca la cría indiscriminada de cruces de pug con otras razas, lo que a su vez fomenta el maltrato animal.

Si a pesar de nuestras orientaciones te decantas por adoptar un pug a través de un particular, te recomendamos que sea con alguien de confianza o relacionado con alguien de tu entorno. Para estar seguro de que la transacción es fiable, has de exigir que el ejemplar esté inscrito en el LOE -si vives en España- o por una entidad reconocida por la Federación Cinológica Internacional en otro país.

Adoptar un pug en una tienda de animales

Otra opción poco recomendable es la de adoptar un pug en una tienda de animales. Aunque lo llamamos adopción, los precios de los carlinos en este tipo de establecimientos suele ser mucho más caros que la media, por lo que se trataría de una compra y no de una adopción real.

Por otro lado, los pug que se encuentran en las tiendas de mascotas suelen tener problemas de salud y socialización por encontrarse durante largos periodos en jaulas de tamaño muy reducido. Además, son víctimas de la compra compulsiva, ya que son expuestos en escaparates ante personas que no han meditado la decisión de adoptar, lo que ocasiona abandonos frecuentemente.

Por último, la presencia de pugs en tiendas de mascotas fomenta la cría indiscriminada de ejemplares de esta raza, especialmente en Europa del Este, de donde proceden la mayor parte de los perros de estos establecimientos.

Como punto a favor, los pug procedentes de las tiendas de mascotas tienen microchip y son de raza, por lo que ser víctima de un engaño es mucho menos probable.

0/5 (0 Reviews)
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta