¿Puedo coger a un cachorro recién nacido en brazos?

Cuando nuestra perra tiene una camada y nos encontramos con la agradable sorpresa de tener que cuidar a más miembros de la familia, es normal que surjan dudas e inseguridades. Lo habitual es que, a la hora de adoptar un perro, este tenga más de 3 meses de edad, por lo que enfrentarnos a un cachorro recién nacido supone un reto estimulante. Continúa leyendo para saber si es posible coger a un cachorro recién nacido.

¿Puedo coger a un cachorro que acaba de nacer?

Cuando te hagas esta pregunta, piensa con qué finalidad necesitas coger al cachorro en brazos. Los perros recién nacidos son sumamente delicados, por lo que debemos ser muy cautelosos a la hora de agarrar a un cachorro y hacerlo solo cuando sea estrictamente necesario.

Existen varios puntos a tener en cuenta antes de valorar la manipulación de un cachorro. En primer lugar, los perros no son juguetes a los que podemos manejar a nuestro antojo. En segundo lugar, durante las 3 primeras semanas de vida, éste será completamente dependiente de su madre, por lo que debemos intervenir lo menos posible entre ellos. Bastará con que proporciones tanto a la madre como a los cachorros un lugar tranquilo con una temperatura adecuada donde reposar, y facilites a la madre comida y agua abundante. Por otro lado, las madres de cachorros recién nacidos suelen ponerse nerviosas cuando hay gente cerca, por lo que podrías generarle un estrés innecesario. Además, si agarramos al neonato durante mucho tiempo, su temperatura corporal podría sufrir variaciones con graves consecuencias para su salud.

En el caso de que te encuentres en la situación de tener que cuidar a tus cachorros sola, te recomendamos la lectura de nuestro artículo sobre cómo cuidar a un cachorro recién nacido sin madre.

¿Cómo coger a un cachorro recién nacido en brazos?

Si necesitas coger a un cachorro en tus brazos, existen dos maneras de hacerlo sin poner en peligro su integridad. La primera de ellas consiste en depositar su vientre sobre la palma de la mano, sujetando los costados con el pulgar, el anular y el meñique y situando el índice y el corazón entre sus patas delanteras. Esta postura es muy utilizada para darle el biberón a los perros.

En segundo lugar, puedes manipularlo agarrándolo por los costados, situando el pulgar a un lado y el resto de dedos al otro. Esta forma de coger a los cachorros es común si lo que necesitas es cambiarlo de lugar.

0/5 (0 Reviews)
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta