Mi perro se lame el ano: ¿por qué?

Muchos perros tienen la extraña costumbre de lamerse el ano. Aunque a nosotros nos puede resultar curioso, en el mundo canino se trata de una práctica muy común que tiene como objetivo mantener limpia la zona. Sin embargo, algunos perros pueden adoptar actitudes compulsivas que indicarían que algo no va bien. Continúa leyendo y descubre por qué tu perro se lame el ano.

¿Por qué mi perro se lame mucho el ano?

Si tu perro se lame el ano de vez en cuando no debes preocuparte. Como mencionamos anteriormente, esta práctica constituye un mecanismo de higiene íntima perruna que puede ser, incluso, beneficioso para su salud. Sin embargo, si tu perro se lame constantemente es probable que algo no vaya bien.

Aunque algunos problemas pueden ser puntuales o pasajeros, debemos permanecer alerta y ver si este comportamiento se prolonga en el tiempo. Si es así, es probable que tu mascota sufra alguna de las siguientes afecciones.

Prurito anal

El prurito anal constituye un picor en la zona del ano que, habitualmente, desaparece por sí solo sin que tengamos que intervenir. Este picor suele aparecer debido a una alimentación deficiente, por lo que te recomendamos que recurras a piensos de calidad.

Casi siempre, el prurito anal no es consecuencia de ninguna afección importante y suele desaparecer con el tiempo. En muy pocas ocasiones, este picor se debe a la presencia de parásitos intestinales o enfermedades inflamatorias del tracto digestivo. Si crees que tu perro se lame el culo excesivamente durante muchos días, acude al veterinario para que determine la causa.

Parásitos intestinales

Como veníamos diciendo, los parásitos intestinales son una de las causas que podrían provocar picor en el ano. Los perros con esta afección tratan de lamer la zona anal de manera compulsiva en un desesperado intento de aliviar el escozor.

No importa lo mucho que cuides a tu perro; prácticamente todos los canes sufren parásitos intestinales en algún momento de su vida, especialmente durante la etapa de cachorro. Como sabes, nuestras mascotas adoran meter el hocico donde nadie les llama, por lo se trata de algo inevitable.

Existen muchos tipos de parásitos intestinales, y la mayoría de ellos no son visibles para el ojo humano. Los gusanos se alojan y reproducen en el intestino y son expulsados a través de las heces.

Muchos perros se lamen el ano como método de higiene.

Glándulas anales

Las glándulas anales se sitúan a ambos lados del ano del perro y tienen como objetivo secretar un líquido que lubrique el ano cuando defeca. Este fluido tiene muy mal olor y supone una seña de identidad para los perros.

Estas glándulas son susceptibles de sufrir inflamaciones e infecciones si no son vaciadas de vez en cuando o están obstruidas. En estos casos, es recomendable recurrir al veterinario para que se las vacíe y nos enseñe como hacerlo en caso de que vuelva a ocurrir. Como es obvio, este trastorno provoca dolor y picor en la zona anal.

Úlceras en el ano

Los perros pueden sufrir úlceras en el ano por múltiples motivos. Uno de ellos es el de la inflamación de las glándulas anales, que puede suponer un proceso muy doloroso. También es probable que tu perro se haya hecho daño jugando y tenga alguna herida superficial, motivo por el que debemos recurrir al veterinario.

En cualquier caso, si detectas que tu pero llora y se lame el ano durante mucho tiempo, lo ideal es que recurras a un especialista que diagnostique la causa que provoca la irritación anal.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

PerrosRazaPequeña