¿Los perros tienen cosquillas?

Dado que los perros no se ríen, son muchos los tutores que nos preguntan si los perros tienen cosquillas. Como sabes, aunque nuestros amigos caninos tienen una forma de expresión limitada, son capaces de transmitir estados de ánimo a través del lenguaje corporal. Si crees que los perros no tienen cosquillas, continúa leyendo y te sorprenderás.

Artículo interesante: ¿Dónde acariciar a un perro?

¿Tienen cosquillas los perros?

Muchas partes del cuerpo del perro, como la trufa o la mandíbula, tienen numerosas terminaciones nerviosas y, por lo tanto, son muy sensibles. De forma similar a las personas, los perros tienen un reflejo denominado “reflejo de rascado”, que se caracteriza por la reacción involuntaria ante ciertos estímulos. Se trata de un mecanismo de defensa que permite a los perros mantenerse alejados de posibles amenazas en la naturaleza como, por ejemplo, una zarza o un erizo.

El reflejo de rascado es una razón suficiente para confirmar que los perros tienen cosquillas. Sin embargo, el perro también puede darnos muchas pistas a través de su lenguaje facial y corporal. Seguro que cuando acaricias a tu mascota eres capaz de identificar si esto le agrada o desagrada. Lo mismo ocurre cuando un perro tiene cosquillas.

Por último, no cometas el error de pensar que las cosquillas son siempre agradables para los perros. Como ocurre con los humanos, las cosquillas pueden llegar a ser muy desagradables en función del momento o la intensidad. Que la risa sea nuestra reacción involuntaria, no implica que estemos disfrutando con ello. Por lo tanto, sé prudente y procura no hacer cosquillas a tu perro en ciertas situaciones como, por ejemplo, la hora de comer.

¿Dónde tienen cosquillas los perros?

Al igual que ocurre con los humanos, los perros pueden llegar a sentir cosquillas en distintas partes del cuerpo en función del ejemplar. Sin embargo, existen ciertos puntos donde el número de terminaciones nerviosas es mayor y, por lo tanto, tienen más cosquillas:

  • Hocico.
  • Patas.
  • Parte posterior de las orejas.
  • Cuello.
  • Abdomen.
  • Lomo.

Las cosquillas pueden ser la excusa perfecta para estrechar y reforzar lazos afectivos con tu mascota. Sin embargo, recuerda que debe suponer un momento placentero para ambos. Si tu perro muestra signos de ansiedad, cesa de inmediato y procura que se relaje.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

PerrosRazaPequeña
Logo