¿Los perros pueden comer tomate?

Es habitual que los tutores de perros nos preguntemos si debemos facilitar una dieta variada a nuestra mascota. Como sabes, el sistema digestivo de los canes es diferente al nuestro. Mientras que el organismo de los perros está mejor adaptado para asimilar la carne, el de los humanos está diseñado para digerir tanto carne como vegetales. Sin embargo, existen algunas frutas o verduras que nuestros perros pueden llegar a asimilar pese a su condición de carnívoros. En este artículo te explicamos si los perros pueden o no comer tomate.

Artículo interesante: Alimentos tóxicos para perros

¿Puedo darle tomate a mi perro?

La respuesta es no. El tomate es uno de los alimentos tóxicos para los perros y, por tanto, debemos evitarlo a toda costa. Si sospechas que tu perro ha ingerido tomate, te recomendamos acudir al veterinario más cercano en la mayor brevedad posible. Si bien comer una pequeña cantidad podría no tener consecuencias negativas, como norma general el tomate está prohibido para los perros, por lo que debemos mantenerlo alejado de él.

¿Por qué los perros no pueden comer tomate?

La planta del tomate tiene tallos y hojas que contienen una sustancia denominada solanina. La solanina es un glucoalcaloide de sabor amargo que puede resultar muy tóxico incluso ingerida en pequeñas cantidades. Las plantas que contienen esta sustancia suelen venir acompañadas de otros alcaloides nocivos.

Sin embargo, no todos los tomates presentan la misma concentración de solanina. En la naturaleza, los tomates inmaduros presentan una proporción mucho mayor de este alcaloide (150 miligramos por cada 100 gramos), por lo que si nuestro perro ingiere la fruta madura tiene menos probabilidades de sufrir una intoxicación severa.

Para distinguir un tomate inmaduro de uno maduro debemos fijarnos principalmente en el color. Los tomates maduros suelen ser de color rojo, mientras que los inmaduros son verdes. Sin embargo, existen otro tipo de tomates que son verdes aun alcanzada la madurez, por lo que es conveniente preguntar al frutero acerca de su origen.

el tomate es malo para los perros

Los tomates maduros son menos tóxicos para los perros, aunque se han de evitar.

Síntomas de la ingesta de tomate en perros

Los perros que han consumido una cantidad de tomate elevada, o han ingerido directamente parte del tallo o las hojas sin haber sido tratadas, presentan un cuadro clínico variable en función del ejemplar. Habitualmente, los perros que se han intoxicado por la ingesta de tomate presentan los siguientes síntomas:

  • Convulsiones.
  • Vómitos.
  • Temblores.
  • Diarrea.
  • Pupilas dilatadas.

Los síntomas pueden ser variables y presentarse a las pocas horas o minutos en función de la concentración de solanina que hubiese en el tomate. Por otro lado, la evolución clínica puede variar en función del tipo de intoxicación, que puede ser:

  • Crónica: se pueden observar síntomas como el estreñimiento o la insuficiencia renal.
  • Aguda: es causada por la ingesta de cantidades elevadas de alfa-solanina, la variante más tóxica de solanina. En perros, la intoxicación aguda se manifiesta a través de problemas gastrointestinales como la diarrea.
  • Subaguda: suele producirse por ingerir una cantidad baja del glicoalcaloide de la solanina. Los síntomas de este tipo de intoxicación suelen aparecer de manera progresiva y se manifiestan a través de problemas neuronales o merma de las capacidades motrices.

Si tu perro presenta algunos de estos síntomas después de haber comido tomate, es necesario que lo lleves al veterinario más cercano urgentemente para que pueda ser tratado de la dolencia.

¿Cuál es el tratamiento para perros que han ingerido tomate?

Si tu perro ha comido una cantidad elevada de tomate es fundamental que lo lleves al veterinario lo antes posible. De esta forma, si todavía no se ha producido la absorción de la solanina, es posible inducir al vómito al perro para que elimine todas las sustancias tóxicas durante la fase aguda.

Si nuestro can se encuentra en la fase crónica, ya habrá absorbido el tóxico, por lo que es probable que el veterinario administre medicamentos para evitar que los síntomas empeoren. Por desgracia, no existe un antídoto que revierta los efectos de la solanina una vez ha sido absorbida, aunque los efectos dañinos suelen desaparecer a los pocos días.

0/5 (0 Reviews)
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta