¿Cómo limpiar los ojos a un perro?

La limpieza de los ojos es uno de los cuidados fundamentales a los que debemos someter a nuestra mascota. Debido al pelo que rodea los ojos del perro, es habitual que se formen legañas con mucha frecuencia. Sigue leyendo para aprender cómo limpiar los ojos a un perro.

Artículo interesante: Acondicionador casero para perros

¿Qué material necesito?

Todo lo que necesitas para limpiar correctamente los lagrimales de tu perro está al alcance de cualquiera. En este caso, lo ideal es disponer de una gasa común y un lagrimal artificial para perros. Antes de empezar has de saber que existen lagrimales para uso externo e interno. Aunque centraremos el artículo en la limpieza externa del ojo, si decides aplicar suero fisiológico directamente sobre el globo ocular asegúrate que sea de uso interno. Si no dispones de gasa, te recomendamos que utilices material sin fibras que puedan quedarse en el ojo de nuestro pequeño amigo. También es muy importante que esté esterilizada para evitar cualquier tipo de infección.

limpieza de los ojos del can

La limpieza de los ojos del perro es fundamental en su higiene diaria.

¿Cuándo le debo limpiar los ojos a mi perro?

Depende de la raza y del ejemplar en concreto. Por ejemplo, un perro muy peludo como el Yorkshire Terrier tendrá muchas más posibilidades de acumular legañas. En estos casos, lo ideal es limpiarle los ojos una vez al día, mientras que si tiene poco pelo será suficiente con hacerlo una vez a la semana.

¿A partir de qué edad puedo limpiarle los ojos?

No existe una edad en concreto a partir de la cual puedas lavarle los lagrimales, aunque lo recomendable es empezar desde cachorro. De esta manera tu perro se acostumbrará mucho antes al lavado de los ojos y será mucho más sencillo realizarlo en ocasiones futuras.

¿Cómo limpiar los ojos de mi perro?

Por fin, llegamos al punto álgido de nuestra guía. Limpiar los ojos a tu can es una parte fundamental de su higiene que no debes pasar por alto. Los pasos que has de seguir para obtener un resultado óptimo y efectivo son los siguientes:

  • Lleva a tu perro a un lugar espacioso y sin distracciones. No es recomendable que haya mucha gente alrededor ni que esté sometido a estímulos externos que puedan distraerle. Si educas a tu perro desde pequeño a permanecer tranquilo en este tipo de situaciones, el lavado será mucho más sencillo.
  • Masajea suavemente el párpado de tu perrito. De esta manera arrastrarás las legañas más gruesas y será más sencillo retirarlas una vez que procedamos con la limpieza. Además, tu perrito se relajará y será más sencillo manipularlo.
  • Humedece la gasa con el lagrimal para perros. Si además decides utilizar suero fisiológico directamente sobre el ojo, has de tener en cuenta que puede provocar sequedad. Si lo haces, que sea con moderación. Será suficiente con que separes el párpado con los dedos y apliques la gota directamente sobre el globo ocular.
  • Masajea suavemente la zona externa del ojo con la gasa húmeda. Esto es, desde el lagrimal hacia afuera y hacia la parte inferior del ojo. De esta manera eliminaremos las legañas que se acumulan en esa zona. Dado que los perros tienen pelo alrededor del ojo, es probable que las legañas más rebeldes se queden pegadas y sea más difícil eliminarlas. Para ello, bastará con que humedezcas la gasa con más gotas.

Recuerda que durante todo el proceso deberás mantener una higiene absoluta. Esto quiere decir que deberás lavarte muy bien las manos, ya sea con jabón o

Y tú, ¿utilizas algún truco para limpiar los ojos de tu perrito? ¡Coméntanos tus experiencias!

 

0/5 (0 Reviews)
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta