¿Cómo limpiar las orejas a un perro pequeño?

El oído es uno de los órganos más importantes de los perros. Como sabes, su capacidad auditiva es mucho mayor que la nuestra, lo que lo convierte en un sentido mucho más importante si cabe. Por eso, debemos tener mucha precaución en cuanto a la higiene del canal auditivo de nuestra mascota. Hoy te enseñamos, paso a paso, cómo limpiar las orejas de un perro de raza pequeña.

Artículo interesante: ¿Cómo limpiar los ojos a un perro?

¿Qué material necesito?

Antes de nada, has de reunir el material adecuado para proceder a la limpieza de su oído. Por suerte, tan solo necesitarás una toallita limpiadora especial para perros o una gasa esterilizada humedecida con agua. Te recomendamos encarecidamente que evites utilizar bastoncillos comunes para limpiar las zonas de más difícil acceso. Dado que la morfología de su canal auditivo es muy diferente a la nuestra, podríamos ocasionar inconscientemente daños de difícil reparación.

¿Cada cuanto debo limpiar los oídos de mi perro pequeño?

Bastará con que le limpies las orejas una vez a la semana. Así y todo, dependerá del ejemplar. Por ejemplo, aquellos que tengan las orejas caídas serán menos propensos a ensuciarse, ya que el propio lóbulo impedirá la acumulación de partículas en el canal auditivo. Sin embargo, si tu perro tiene orejas picudas o cortadas -por ley está prohibido cortarle las orejas a los perros- será más propenso a acumular cera y, por tanto, deberemos ser más asiduos en el lavado.

perro orejas cera

Los perros con orejas picudas son más propensos a acumular cera.

Si hace tiempo que no limpias las orejas de tu perro pequeño y notas que se rasca más de lo habitual, es probable que sufra otitis. Algunos de los síntomas más comunes es el mal olor o los comportamientos extraños. Por ejemplo, es probable que un perro con infección de oído se sacuda fervientemente o mueva la cabeza de forma antinatural. En ese caso, lo recomendable es ir al veterinario para obtener un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

¿Cómo acostumbrar a mi perro a la limpieza de las orejas?

Como siempre te recomendamos en PerrosRazaPequeña, el refuerzo positivo es la mejor píldora educativa. Resultará muy efectivo que dispongas de algo de comida con la cual incentivar a nuestro amigo cuando consiga lo que queramos. En este caso, recompensa a tu mascota con una pequeña croqueta o golosina después de la limpieza. De esta manera asociará fácilmente el mantenimiento de sus oídos a un momento placentero.

¿Cómo debo limpiar sus oídos?

Los perros de raza pequeña son especialmente sensibles al lavado de los oídos. Esto es debido a que, dado que sus orejas son mucho más pequeñas de lo habitual, cualquier movimiento en falso que hagamos podrá resultar dañino.  Antes de empezar, lava tus manos concienzudamente.

Los pasos que has de seguir para asegurarte de que tu amigo tenga las orejas limpias son las siguientes:

  1. En primer lugar, procederemos a la limpieza del lóbulo. Para ello, deberás tener a mano la toallita o la gasa. Es importante que el material que utilices no libere fibras que puedan acumularse en el oído, ya que podría provocar infecciones. Mueve lentamente y de manera uniforme la toallita alrededor del lóbulo, asegurándote de que no queda ningún rastro de pelo o cera. Es de vital importancia que utilices una gasa o toallita para cada oreja, ya que ha de estar completamente esterilizada.
  2. Para limpiar el interior del oído, utilizaremos de nuevo el mismo material. Enrolla la gasa alrededor de su dedo meñique e introdúcelo ligeramente en su oído. Cuanto más pequeño sea el perro, más precaución debemos tomar en este punto. Asegúrate de que no le causas ningún daño e introduce tan solo una pequeña porción del dedo. Muévelo ligeramente en círculos hasta estar seguro de que has eliminado la cera acumulada.
  3. Una vez finalizado el proceso, vigila que la zona quede perfectamente seca. Para ello será suficiente con que utilices una gasa sin humedecer. Evita a toda costa utilizar algodón o papel higiénico, ya que liberan microfibras que podrían causar infecciones en el canal auditivo.

En resumen…

Limpiar los oídos de tu perro pequeño es una tarea ardua pero necesaria. Si sabes cómo sobrellevarlo, el momento de la limpieza de los oídos puede ser un gran momento tanto para tu mascota como para ti. Asegúrate de que su oído queda perfectamente limpio y sé especialmente cuidadoso a la hora de proceder.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

PerrosRazaPequeña